¿Quienes eran los 3 C-erditos? Cu

Vamos a desenmascarar a los 3 cerditos del cuento del otro día.

Cu, que levantó la casa de paja, sería “Cultura”, que está muy de moda por la necesidad de adaptarse a una nueva realidad exigida por los clientes. Aunque esta realidad ya lleva años con nosotros, en los últimos tiempos se ha convertido en necesidad acuciante.

¿Y quién es el lobo feroz? y estoy siendo sarcástica con el calificativo porque algunas empresas aún lo consideran “el pesado ese que no hace mas que pedir y molestar” aunque verbalicen otra cosa, el cliente, es decir, todos nosotros de una u otra empresa.

La cultura es algo muy arraigado, construido de forma consciente o inconsciente, y muy difícil de cambiar, sobre todo si se hace sin tener en cuenta a TODOS los empleados y con algo de presupuesto, siguiendo un método ordenado, abierto y consensuado.

Cu, Cultura, cree que poniendo cuatro paredes de paja la casa se va a mantener en pie pero el lobo, los clientes, rápidamente entendemos y captamos la cultura de cada empresa, cuando es real, genuina y fuerte y si se ajusta a nuestros valores o principios.

A lo mejor no somos conscientes de que se llama así, pero sabemos cómo actúan las empresas y qué podemos esperar de ellas, y eso es cultura, lo que la define y la hace ser lo que es, su ADN, lo que muestra en cada una de las interacciones con nosotros, sean su marca y sus anuncios, sus tiendas, sus empleados, etc.

No basta con poner algo de presupuesto para enviar cuatro mensajes desde la dirección a los empleados “Ahora somos cliente céntricos y es super importante” o “Desde mañana vamos a trabajar en agile y os vamos a dar toda la autonomía”. Hhhmmm…. ¿Cómo se aterriza esto? ¿En qué me afecta como empleado? ¿Me lo creo?

No basta con poner un nuevo CRM que nos obligue a utilizar el atributo “cliente” en todas las pantallas.

No basta con hacer cuatro copies hacia el mercado “¡Ahora tú eres nuestro epicentro!” Ejem…

Hay que definir y/o recordar los pilares, los valores sobre los que se basa nuestra cultura. Y trabajarlos en toda la organización todos los días.

Según la misión, visión y valores hay que trabajar los objetivos que marcan las maneras de interactuar entre equipos y departamentos que, a su vez, definen la tecnología necesaria para hacerlo posible.

Una buena manera de crear o cambiar la cultura consiguiendo la implicación de todos los empleados y aliados es usar los OKR, Objectives and Key Results, que veremos en otros post.

La cultura mira hacia adentro para poder trasladarse hacia afuera.
Sin comentarios

Deja un comentario